¿Contra quién pierde EEUU la hegemonía de la inversión en start-ups?

Artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia en junio de 2022

¿Por qué los unicornios escapan de Silicon Valley?

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo: Los unicornios escapan de Silicon Valley en YouTube, o leer la transcripción a continuación:

 

Las nuevas especies de unicornios que han aparecido por todo el mundo amenazan la histórica primacía del unicornio americano. A ver, histórica, histórica, tampoco. El término “unicornio” se acuñó en 2013 para denominar a las empresas tecnológicas de rápido crecimiento, que alcanzan un valor de más de mil millones de dólares. En los primeros tiempos del unicornismo, parecía que estas empresas solo podían salir de Silicon Valley. Not anymore.

Sí, San Francisco continúa siendo la capital mundial de los unicornios, con 136 sedes de este tipo de empresas, de las 220 que hay en todo el valle, casi una cuarta parte de todas las del planeta, pero ciudades como Pekín, Londres o Bangalore cuentan ya con decenas de estas startups triunfadoras.

Es cierto que en los últimos años se ha incrementado de forma considerable el número de unicornios:

Pero lo más revelador es ver cómo la inversión en capital riesgo se ha diversificado mucho: si hace años prácticamente todo el dinero iba a startups yankis, actualmente hay más dinero en el resto del mundo que allí, lo que explica que estén creciendo unicornios como setas por todo el planeta:

¿Y esto por qué está sucediendo? Uno de los motivos que lo explica es por el número de usuarios.

Durante sus dos primeras décadas de existencia, Internet parecía propiedad de los norteamericanos: sus compañías, sus productos y sus regulaciones lo controlaban todo, igual que eran el colectivo más numeroso en la red. Pero esto ya no es así. Por ejemplo, si sumamos cuántos usuarios tienen smartphone (y por tanto, acceso móvil a la red) en India y China, resulta que suman más del doble de personas que los que existen en todos los Estados Unidos y Europa juntos.

Si fueras eres un inversor tecnológico, ¿dónde meterías tu dinero? ¿en el mercado occidental o en otros países emergentes y con un gran número de usuarios? Hace 10 años la respuesta era “claramente en EEUU”, pero hoy día ya no: la inversión se reparte, y así lo hacen también las startups, que se diseminan por todo el planeta: se ha globalizado la innovación.

Que hayan unicornios en otras partes del mundo más allá de EEUU es una buena noticia, porque para que existan estos unicornios es fundamental crear un tejido emprendedor potente, lo que implica desarrollo económico. Y es fantástico que la inversión no se quede toda en un valle de la costa oeste de Estados Unidos, sino que se diversifique por todo el mundo y por todas las culturas. Eso es bien porque hará que más seres humanos progresen y sobre todo, sobre todo que seamos capaces de resolver de manera más acertada los problemas de cada región y no solo con una mirada de la american way of life.

En la vieja Europa, por ejemplo, no hemos sido capaces de crear un foco tan potente como nos gustaría, pero sí que tenemos una red de ciudades que están progresando adecuadamente. Aunque aquí en España, ¡qué raro!, estamos regular. En la lista de CB Insights solo aparecen Jobandtalent, Cabify y Travelperk como unicornios, si bien hay hasta una decena de empresas más candidatas o que fueron unicornios hasta ser absorbidas por otras.

La vida de los unicornios es muy interesante, aunque no hayan documentales de National Geographic sobre el tema. Si queréis ver cómo se crea y casi se destruye uno, os  recomiendo la serie WeCrashed sobre el auge y la caída de WeWork.

Más ideas en el próximo No Lo Veas.