Dile a tu jefe que así ha empeorado tu horario tras la COVID

Artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia en mayo de 2022

Dile a tu jefe que así ha empeorado tu horario tras la COVID

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo: Dile a tu jefe que así ha empeorado tu horario tras la COVID en YouTube, o leer la transcripción a continuación:

 

Ya llevamos dos años haciendo teletrabajo y la niebla comienza a disiparse. Ya vemos lo bueno y lo malo de transformar tu cocina en la sala de operaciones de nuestro trabajo. Lo bueno, poner la lavadora mientras estás en esa videoconferencia que te importa un pimiento.

Lo malo, que la jornada, debido en parte precisamente a las videoconferencias se ha transformado en un montón de interrupciones al estilo de las que sufríamos cuando íbamos a la oficina. Consecuencia, ¿cuándo hacemos de verdad nuestro trabajo, más allá de reunirnos? Microsoft ha publicado un estudio que demuestra que tenemos tres picos en la productividad laboral.

Tradicionalmente los trabajadores de oficina teníamos dos momentos en los que éramos productivos en lo que a envíos de mails o utilización de otras aplicaciones en nuestro PC se refiere.

Esencialmente lo hacíamos antes y después de comer. Lo que pasa es que ahora hay un último mini pico sobre las 10 de la noche. Esto es nuevo. Es una de esas cicatrices que el maldito covid 19 está dejando en nuestras vidas. Mientras vemos la tele de fondo cogemos el PC y mandamos los últimos mails del día (obviamente con una concentración paupérrima).

Quizás acabemos un poco antes de trabajar ahora que lo hacemos desde casa, pero es una engañifa porque si después de comernos el postre nos sentamos de nuevo con la pantalla del ordenador, lo que hemos conseguido es distribuir la jornada de trabajo de otra manera. Mejor o peor…que cada uno decida. ¿Quién soy yo para juzgarlo?

Sin embargo, en otro estudio de la misma empresa, la fundada por Guillermo Puertas o Bill Gates para los amigos, hemos descubierto que debido a la pandemia hemos extendido la jornada laboral un 13%, es decir, una hora aproximadamente, desde marzo del 2020.

Eso sí lo juzgo, es mal. Antes el trabajo y nuestra casa estaba dividida por un espacio físico, además de tecnológico y por lo tanto mental. Ahora todo es uno. Además, se nos ha ido de las manos el volumen de videoconferencias.

“La gente tiene un 250 por ciento más de reuniones todos los días que antes de la pandemia”, dice Mary Czerwinski, directora de investigación del grupo de comprensión humana y empatía de Microsoft. “Eso significa que todo lo demás, como el correo electrónico o preparar un documento, se hará más tarde”.

El teletrabajo de oficina exige re-pensar que trabajo exige ser síncrono con otros compañeros de trabajo (reuniones) y asíncrono en relación a las mismas personas. Las nuevas mini jornadas de trabajo nocturno no son solo una expresión de las bondades del tele trabajo flexible. También son la consecuencia de directivos inflexibles que llenan el día con tantas reuniones que al final el trabajador debe agregar una «noche de trabajo» para hacer su trabajo.

Más ideas en el próximo No Lo Veas.