Dos experimentos demuestran que YouTube se radicaliza solo

Noviembre de 2019, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

YouTube saca lo peor de nosotros mismos

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Los radicales algoritmos de Google” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

Google es ese amigo peligroso que todos tenemos y que siempre te da la razón, que nunca te invita a cuestionarte tus planteamientos, sino que lo único que hace es retroalimentar tus opiniones y hacerlas aún más radicales.

Supongamos, por ejemplo, que te gusta el fútbol y has leído una noticia sobre el Terraplanistas Futbol Club, el nuevo nombre del Móstoles Balompié, porque su nuevo dueño defiende que la Tierra es plana. Entras en YouTube por curiosidad y estás a cinco vídeos sugeridos de acabar convencido de que la Tierra es plana, de que el hombre jamás pisó la Luna y de que la NASA mató a Manolete en una megaconspiración global con el Kremlin y los Gremlins.

Y es que cómo nos gusta que nos den la razón. Google lo sabe y por eso el algoritmo de YouTube nos aproxima con cada video enlazado a una versión más radical de nosotros mismos a una peor, probablemente. Las redes sociales buscan la radicalidad progresiva para enganchar a las audiencias y, aunque se ven obligados a trabajar para intentar controlarla, lo cierto es que sus esfuerzos no obtienen buenos resultados. Eso sí, si en Instagram se atisba medio pezón en un pecho femenino, el story se elimina al instante.

Cuando un mensaje es claramente ofensivo resulta fácil eliminarlo, pero si estás en el límite de lo provocativo resulta más complicado detectarlo. Y estos son los más adictivos porque atraen a un público más amplio.

El New York Times estuvo investigando sobre esto y descubrió que viendo vídeos sobre comida vegetariana, acabas en el veganismo…

…o que empiezas por el jogging y acabas en los ultramaratones…

Y, por supuesto, políticamente empiezas por Trump y acabas en el negacionismo.

No es para tomárselo a risa, como lo del terraplanismo, que incluso los más creyentes caen en ligeras contradicciones, en una de las publicaciones más compartidas de la historia:

“La sociedad terraplanista tiene miembros alrededor de todo el globo”

Os veo la semana que viene.