El secreto de la digitalización: La tecnología no importa

Artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia en noviembre de 2020

¿Qué es lo fácil y difícil en la digitalización de la economía española?

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Los pasos a seguir para digitalizar tu empresa” en YouTube, o leer la transcripción a continuación:

 

¿Saben que en 1440 Gutenberg inventó la imprenta? Casi 200 años después se publica el Primer periódico en Inglaterra en 1622. Un cuarto de milenio después, en 1895 Marconi inventa la radio y en 1939 se produce la primera emisión de TV en Estados Unidos. En 1951 nace el ordenador y el primer microchip es de 1959. La lista de desarrollos tecnológicos es abundante: 1972 el CD, 9 años después IBM lanza el PC, en 1986 se lanza Windows 1,0, en 1990 nace el internet comercial, en el 93 se inventa el DVD, Google es de 1998, Apple lanza iTunes en 2003, en 2009 llega WhatsApp y los bitcoin. Así podría pasarme el capítulo entero del No Lo Veas. Ejemplos hay miles.

Antes los cambios tecnológicos estaban separados por décadas y ahora por minutos.  Así que supongo, que se habrán dado cuenta de que la tecnología no para de cambiar y lo hace muy, muy rápido pero por el contrario, los profesionales, como usted y como yo, cambiamos lentamente.

Esto me lleva a pensar que las empresas se digitalizan pero los profesionales nos transformamos. De hecho, digitalizar es lo fácil de la ecuación. Lo complejo para las empresas es movilizar e involucrar a la organización.

Por eso si queremos transformar digitalmente una empresa tiene mucho más sentido trabajar las dimensiones organizativas y de los profesionales que las tecnológicas.

Tengan en cuenta que la tecnología no será fuente de diferencia para la mayoría de las empresas ya que más pronto o más tarde todas las compañías del mundo acceden a la tecnología, la misma tecnología.

Así que no se confundan: lo básico es entender que la tecnología es clave pero no es la clave. Lo más importante siguen siendo los profesionales, las personas de las organizaciones. Son ellos los que marcan la diferencia ahora y en el futuro.

Porque si sabemos que la tecnología no va a parar de cambiar tendremos que poner el foco en lo que permanece: las personas.

Y es que de las dos palabras que construyen el concepto de la TRANSFORMACIÓN DIGITAL los directivos se obsesionan con el DIGITAL cuando el futuro de sus empresas está en la palabra TRANSFORMACIÓN.

Utilizo para terminar una frase que no es mía pero me viene al pelo: Cuando el sabio señala al cliente, el necio mira a la tecnología.  Así que no adapten sus ideas a la tecnología, adapten la tecnología a sus ideas.

Más ideas en el próximo No Lo Veas.