El sistema de ‘streaming’ más caro del mundo

Artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia en noviembre de 2020

Ni Netflix ni HBO, ¿sabes cuál es el sistema de streaming más caro del mundo y cuánto cuesta?

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo «El sistema más caro del mundo de streaming» en YouTube, o leer la transcripción a continuación:

 

Está claro que nos hemos ido a ver una tele distinta. Es algo que lleva pasando años y años. Lo inventó YouTube hace tiempo.

Una viñeta, creo recordar que de la mítica revista el jueves, lo recogía así de bien hace casi 14 años, cuando no existía ningún servicio de streaming del tipo Flixolé o HBO.

Esta nueva tele es bajo demanda. La podemos ver cuándo, dónde y cómo queramos por las pantallas ubicuas que nos acompañan: móviles, tabletas o PC’s pero también las televisiones inteligentes.

Porque sí, seguimos viendo la TV, pero lo interesante es que ahí vemos YouTube. Como en tantos otros temas, el COVID, ha acelerado el fenómeno.

Un par de datos: su consumo, desde el inicio del confinamiento, ha aumentado un 180% en la categoría de salud y un 65% en la categoría de deportes en diferido: sí, volvemos a ver y lo hacemos en una TV, lo que sabemos que va a pasar (la celebración de un gol del mundial de 1986, un adelantamiento en la vuelta a España de Miguel Indurain o un lanzamiento de jabalina de la grecia clásica).

Imaginaros lo que pasará cuando YouTube compre los derechos de TV de los deportes en directo, porque si algo tiene YouTube ¿saben que es? Dinero. Está sentado sobre miles de millones y puede comprar la NBA, la F1, el tenis y el fútbol de cualquier liga a la vez. Así que esperad ver el deporte en directo por medio de esta plataforma. Pronto o tarde pasará. ¿Qué se lo impide?

Algo que caracteriza a la tele bajo demanda es que acostumbra a estar libre de anuncios si pagamos una suscripción. ¿Publicidad? Sí, ya saben, es eso tan incómodo que pagamos los pobres, un impuesto a cambio de contenido gratis. Se llama atención y se lo regalamos a las marcas en forma de tiempo.

Hablando de streaming, desde el inicio de la pandemia yo he aumentado su consumo una barbaridad. Estoy suscrito a 5 sistemas distintos y cada noche veo una serie o un trozo de película. A ustedes no les debe pasar, pero yo no puedo evitarlo. ¿Han comparado lo que cuesta suscribirse a diferentes plataformas? Van de los 2 ó 3 euros al mes hasta los 10 o incluso más de los paquetes más completos (con todo el cine, fútbol, fórmula 1, motos, baloncesto, otros deportes y programas de actualidad).

Aquí tienen algunos ejemplos de lo que cuestan al año aproximadamente en EE.UU.:

¿Les parece caro? Pues esperen porque el otro día me enteré de que la Universidad de Harvard ha decidido pasar todas sus clases a on-line por la pandemia. La matrícula de un año en el prestigioso centro cuesta aproximadamente unos 50.000 dólares.

Permítanme la comparación, pero de manera inmediata se han convertido en el servicio de streaming más caro del mundo. ¿Lo pagarían ustedes? Ya tengo el título de la película de Harvard: “Lo que el licenciado se llevó”: Aunque tenga que matar, engañar o robar, a Dios pongo por testigo de que jamás volveré a copiar…

Más ideas en el próximo No Lo Veas.