Liderazgo erróneo en la era digital: 5 errores

Octubre de 2019, artículo publicado originalmente en El Periódico de Catalunya

Liderazgo equivocado en la era digital: 5 errores

Nos encantan las mejores prácticas, lo que ha ido bien. El éxito, triunfar. Pues la columna de este mes va de errores. Los más frecuentes en lo que al liderazgo se refiere en la era digital. Sencillo y letal.

1: Liderazgo inmutable

El primero es el de los directores, jefes o responsables de equipo que creen que en la era digital, el liderazgo, el suyo, no cambia, sino que permanece igual. Que por mucho que el digital lo afecte todo, su liderazgo se encuentra fuera del impacto del tsunami tecnológico, a resguardo, gracias a una capa profiláctica que les preserva de los cambios. Y no es así. Aunque el buen liderazgo no cambia, es imprescindible adaptarse a un mundo donde la tecnología evoluciona a un ritmo exponencial en un contexto tremendamente dinámico y móvil. Del mismo modo que conducir un vehículo de caballos en el siglo XIX requería una serie de habilidades (dominio de los animales, anticipación, reflejos…), conducir un coche en el siglo XXI exige otras capacidades muy distintas. Seguimos conduciendo, sí, pero el entorno es muy diferente  y nosotros debemos ajustarnos en consecuencia.

2: Prescindir de la experiencia

Otro fallo frecuente, en lo que al liderazgo se refiere, es actuar del modo contrario al que acabo de mencionar: creer que debido al digital, la experiencia acumulada anteriormente ya no es válida. Desarrollar el liderazgo de un profesional lleva años. Lo construimos con esfuerzo, a base de errores y aciertos. Despreciar ese importante caudal es una equivocación. No debemos tirarlo por la borda.

Si no damos un “porqué” a los miembros de un equipo, éstos no articularán un “cómo hacerlo”

3: Confundir el fondo con la forma

El tercer error usual es confundir el fondo con la forma en lo que a digital se refiere. Hacer cosas digitalmente no implica que seamos un buen líder en la era digital. Mandar un email, grabar un podcast o escribir un post en un blog corporativo no significa que seas un buen líder en el siglo XXI. Significa que has usado la tecnología. Nada más. No supone que comuniques bien o mejor que antes. Incluso, debido al efecto de amplificación, estas plataformas pueden convertirse en un altavoz de un mal liderazgo. Así que ojo.

4: Ignorar el porqué

Y ya que hablamos de comunicación, otro uso equivocado del liderazgo tiene que ver con no ser capaz de construir una visión atractiva para los colaboradores de la empresa y que cuando se les comunique a éstos no les estimule a movilizarse porque no dibuja un futuro mejor para todos y cada uno de ellos. Si no damos un porqué, los miembros del equipo no articularán un “cómo hacerlo”.

5: Desatender las inquietudes personales

Una consecuencia habitual, un último error, el quinto, consiste en dictar a los miembros del equipo lo que deben hacer sin tener en cuenta sus inquietudes e intereses, sin escucharles, sin involucrarles en la “cocina”. Muerte segura. Fracaso. Fin de la historia. Otro proyecto empresarial que, probablemente, no crecerá y acabará por cerrar.

Cinco errores a evitar por tanto.