Pocas mujeres son STEAM (y es una pena)

Diciembre de 2019, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

Menos tronistas y más científicos

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Menos instagrammers y más stemers” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

¿Eres de ciencias o de letras? Esta separación está bastante superada desde que apareció el concepto STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) que define con mucha más precisión los estudios técnicos que el simple ‘soy de ciencias’.

Lo que no ha cambiado es que cada año continúan descendiendo las matriculaciones en las carreras técnicas, a pesar de que, según DigitalES (estudio en pdf), la patronal de empresas tecnológicas, en España hay al menos 10.000 vacantes en el sector tecnológico por falta de cualificación.

Y, lo que es aún peor, pocas mujeres eligen estudiar este tipo de carreras: son solo el 30% de los matriculados en estudios STEM, una cifra que ha bajado en ambos sexos en los últimos años en ingenierías y arquitectura en el entorno del 28%.

Es un problema enorme del que casi no somos conscientes: las empresas reclaman talentos técnicos y no somos capaces de producirlos. Y muchos de los pocos que generamos se acaban yendo porque aquí no encuentran las condiciones adecuadas.

No puede ser que las futuras generaciones estén pensando en ser tronistas de Mujeres, Hombres y Viceversa o instragrammers de postureo.

Los políticos y las empresas se tienen que poner ya a trabajar para conseguir que estos estudios STEM sean más atractivos, potenciándolos desde primaria para convertirnos en un país innovador y puntero.

Una manera que se está comenzando a valorar mucho es pasar de STEM a STEAM introduciendo la A de Artes. Incluir la creatividad, la comunicación, el marketing y el manejo de las redes sociales en estos perfiles técnicos, abriría un mundo nuevo de infinitas posibilidades.

Claro que, si hablamos de educación, también es necesario hablar de costes. Solo en Estados Unidos, la cifra de préstamos para afrontar los estudios universitarios asciende a 1,6 billones de dólares. Y esta cifra no incluye las becas.

 

Os veo la semana que viene.