Por fin llega la semana de 4 días laborables. O no.

Artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia en junio de 2022

¿Cuánta gente está dispuesta a trabajar 4 días? ¿Y cobrando menos?

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo: Por fin llega la semana de 4 días laborables. O no. en YouTube, o leer la transcripción a continuación:

 

Quién más, quién menos, estamos sufriendo cierta incertidumbre con los nuevos protocolos de asistencia al trabajo. ¿Cuántos días de teletrabajo y cuántos presenciales? ¿Cuántos días? ¿Cuántas horas? Si les preguntas a los empleados, prefieren la mitad del tiempo en remoto y la mitad en la oficina. Si le planteas la cuestión a los jefes, optan por cuatro jornadas presenciales y una teletrabajando. No es sencilla la cuestión y va a seguir generando debate en los próximos meses.

El teletrabajo va perdiendo adeptos, poco a poco. Las reuniones virtuales han aumentado un 250%, lo que hace imposible organizarse.

Y la pandemia ha extendido a todas las capas de la empresa algo a lo que están acostumbrados de siempre los miembros de los equipos comerciales: al acabar la jornada de visitas, cenar un poco y a conectarse otra vez para pasar pedidos, contestar correos y preparar las visitas del día siguiente. Es la jornada neverending.

Además, según una investigación de HBR, si tu jefe no te ve en la oficina, tienes un 50% menos de posibilidades de que te ascienda. Porque estamos preprogramados para reconocer una mayor implicación en el trabajo si te ven ahí sentado. Porque, no nos engañemos, no hay ninguna evidencia de que sea así. Puedes ser un vago presencial o en remoto indistintamente, sin que el canal elegido para tocarte las narices tenga ninguna importancia.

En este sentido, ¿qué habrá sucedido con los 150 valientes que se apuntaron el año pasado al experimento de la Jornada Flexible Bonificada en Telefónica?

Ya sabéis, 32 horas de trabajo a la semana, ocho horas diarias de lunes a jueves. La mítica semana de cuatro días que está a punto de ser obligatoria por ley en California. ¿Habrán ascendido a estos pioneros de la nueva jornada laboral? ¿O sus jefes habrán pensado que tienen “un compromiso menor” que los que van, o teletrabajan, todos los días?

Lo que me llama más la atención es que mientras debatimos por la jornada laboral: más o menos días, más o menos horas al día, jornada partida o contínua… en el mundo real parece que poca gente se anima a experimentar. Quizá estemos ya escarmentados por los cambios forzosos de la pandemia o quizá es que no se haya sabido comunicar bien. También es posible que queremos trabajar menos horas por el mismo sueldo, y si nos tocan el bolsillo nos lo pensemos 2 veces: normalmente tenemos ya un estilo de vida y la decisión de sacrificar ingresos no se puede tomar a la ligera.

Esperemos que, por lo menos, las compañías nacionales no se apunten al 996, una nueva forma de trabajar que se ha popularizado en China: de 9 de la mañana a 9 de la noche, 6 días a la semana.

Más ideas en el No Lo Veas.