Si lo compra la Casa Real, no puede ser malo