El Periodico

El lugar sin crisis

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

El lugar sin crisis

En este artículo voy a hablar de un lugar especial que no conoce fronteras, ni se circunscribe a un país. Se trata de algo que no vemos, ni tocamos pero que tiene hoy un peso económico considerable (en Europa representa el 3,5 % del PIB). Me explico, desde hace años estudio el entorno del comercio electrónico (y lo “practico” desde diferentes ángulos). Recientemente he participado, como ponente, como asistente o como diseñador del encuentro, en varios foros relacionados con este mundo y he visto compañías realmente interesantes. Algunas de estas empresas llaman la atención por la propuesta de valor que plantean, por cómo crecen y se comercializan. Por ejemplo Instacart. Su idea, lograr que personas de la calle, y no empleados de un supermercado, te lleven a casa la compra que has hecho de manera electrónica en menos de una hora (por supuesto en el día). Se ve que les va bien y están creciendo a un ritmo vertiginoso. Como no podía ser de otra manera han desarrollado un algoritmo (si no tienes uno en la nueva economía no eres nadie) para tener en cuenta ciertas cuestiones a la hora de entregarte la mercancía en plazo (la fórmula valora el día y hora de entrega, eventos en tu zona que pueden influir en el tráfico, meteorología,… ). No gastan un euro en marketing, tampoco compran vehículos (lo pone el repartidor) y crecen esencialmente gracias al boca oreja. Han logrado financiación por unos 10 millones de dólares, los primeros 2,3 en un mes y el resto en unas dos semanas. Otro caso interesante es el bla bla car, una compañía que permite compartir coche (y su coste) para un viaje esencialmente entre desconocidos. El autostop de toda la vida pero mucho más eficiente y organizado. Interesante otra empresa que vende diamantes via web, blue nile, ticket medio 6500 dólares. Otras muchas empresas tradicionales están haciendo muy bien las cosas (Burberry, Seur,…).

El denominador común de lo que escucho hablar se vertebra alrededor de tres conceptos fundamentales: crecimientos exponenciales, internacionalización y sobre todo compartir. Este último es lo que comúnmente se llama shared economy. Lo interesante ya no es lo que sabes si no lo que conectas, lo que compartes. Aquí dentro encuentras el crowdsourcing y otras propuestas de negocio llenas de sentido común y que anteriormente se practicaban a escala más modesta pero que ahora no conocen fronteras ni tamaños.

Pues bien esta actividad, el comercio electrónico, tiene un último pilar interesante: No conoce la palabra crisis. Es verdad que se vuelve a hablar de que hay un cierta burbuja alrededor del e-com (burbuja=precios elevados de valoración de los negocios que se compran/venden). También es evidente que el ratio de mortalidad de este sector es alto (hay auténticos cementerios digitales). Pero sigue habiendo mucho por hacer. ¿Emprendemos el viaje a ese lugar sin crisis llamado comercio electrónico?

Innovación inmobiliaria: ¿Es posible?

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

Innovación inmobiliaria: ¿Es posible?

En nuestro país existen severas dificultades para sacar adelante (comercializar en cualquier forma, venta o alquiler) el enorme parque inmobiliario que tenemos instalado (pisos, casas, edificios,…). Muchos particulares compran pisos con intención inversora con el objetivo de alquilarlo y extraer una rentabilidad. Sin embargo, la realidad es que el rendimiento medio de un inmueble en este momento aquí oscila entre el 1 y el al 3% anual (eso cuando no hay una derrama). Por otro lado, sabemos que las viviendas viajan mal así que lo de la exportación lo dejamos para otro artículo.

Ilus-YOTEL_Airports_Standardcabin.ashx_Sin embargo se me ocurren pocos sectores que sean más permeables a la innovación que el sector inmobiliario y en los que se pueda aprovechar mejor la oportunidad de diferenciarse. Veamos algunos ejemplos. ¿Han oído hablar del una empresa que se llama Melon Disctrict? Es fantástica. Miren su web. Su oferta: espacios habitables mitad residencia de estudiantes, mitad hotel. Sencillamente son capaces de aprovechar su infraestructura de calidad para crear un híbrido a medio camino entre las dos cosas. ¿No es genial? ¿Quién ha dicho que no puede haber un producto a caballo entre los dos mercados? O casaspretaporter. Fabrica viviendas por módulos y cada uno la construye modularmente, según sus necesidades, como si fuera un lego. La velocidad y el coste de la construcción se reduce de manera importante. O una empresa británica que se llama Yotel, que alquila micro habitaciones en aeropuertos de Londres y Amsterdam, por horas, para viajeros. Su propietario comenta que cuando lanzó su negocio en 2007 los consumidores lo que más le decían era que se trataba de algo tan obvio que no comprendían cómo alguien no lo había puesto en marcha antes.Mezclen estas ideas innovadoras con cambios demográficos de calado. Por ejemplo, según Euromonitor, los hogares individuales crecen de manera importante: de 153 millones en 1996 a 331 millones proyectado para 2020, esta última cifra representa algo más 15% de los hogares del mundo (en Suecia por ejemplo hoy son el 47% del total!). ¿Qué producto se puede crear para atender la demanda de este colectivo? Existe por ejemplo una empresa británica llamada Pocket (pocketlinving.com) que desarrolla viviendas accesibles en el centro urbano para personas que viven solas. Y si se paran a pensar, una persona mayor y una persona joven no son tan diferentes. Dependerá de la actitud del individuo más que de su edad. Muchos de apartamentos tienen espacios comunes porque vivir solo no significa que no quieras compartir servicios y momentos con una comunidad, aunando las ventajas de estar solo y las de participar. Otro ejemplo interesante en esta línea es la empresa 5rooms. Dispone de habitaciones o apartamentos pero con ciertos espacios comunes (cocina, comedor…). Pues bien, si ustedes quieren invertir en el mundo inmobiliario piensen primero cómo pueden crear diferenciación, detrás de ella viene el margen. Innovación inmobiliaria es posible.

 

Foto: Cabina estándar en Yotel

 

La innovación es un proceso 0

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

La innovación es un proceso

¿Cuántas veces en una empresa se escucha esta frase? El directivo exclama: ¡Nos faltan ideas! Seguimos vendiendo lo mismo de siempre. Tenemos que ser más innovadores.

Mirando a un subordinado continúa: A ti, Fulanito, te nombro nuevo responsable de proyectos de innovación. Aporta muchas ideas. Más vale que no falles.

Ahí está el concepto de innovación para algunos directivos. Su forma de pensar es la siguiente: Yo no soy creativo (o si lo soy estoy muy ocupado, ya que soy directivo, no lo olviden). Voy a escoger a alguien siguiendo un proceso digital (mi dedo) para que dentro del equipo haya un responsable de innovación. ¿No es creativo?

Esta perla del management moderno (o manaJEJEment) olvida un principio fundamental respecto a lo que es llevar nuevas iniciativas al mercado: Innovar no es fruto de la improvisación, tampoco de tener una mente maravillosa (solamente) sino que es un proceso. Y como tal tiene una serie de fases.

La primera, aunque no la única señor directivo, es tener ideas. ¿Crean ustedes suficientes ideas internamente? ¿Mezclan ustedes varios departamentos en esta tarea? En este punto, un matiz que debemos considerar es que estas nuevas propuestas pueden proceder de dentro de la propia empresa o de fuera de ella (es erróneo creer que si la innovación no ha sido generada dentro de la empresa no es válida). Tras ello habrá que elegir, entre todas las ideas, cuáles son las más potentes con unos criterios definidos. ¿Son ustedes buenos seleccionando las mejores? ¿Cuántas han sobrevivido desde la última vez? A continuación se debe estudiar cómo financiarlas adecuadamente para transformarlas en negocios (productos y/o servicios) reales para tratar de vender. ¿Qué tal se les da poner los suficientes recursos en ellas? Y, por último hay que difundir esas ideas dentro y fuera de la organización.

Es cierto que cada empresa tiene sus propias necesidades de innovación pero todas las compañías pueden ser más eficientes en ese terreno si lo entienden como un proceso y no como un chispazo puntual. Y es que todo el mundo es creativo, el asunto es con qué frecuencia lo es (¿cada día, cada semana, cada mes,…?) y sobre todo cómo integrarlo dentro de la firma en la que uno trabaja (es decir, qué herramientas pone la empresa al servicio de los trabajadores para poder ser innovadores).

Les recomiendo que busquen en youtube un clip maravilloso de una empresa especializada en procesos de innovación (ayudan a todo tipo de empresas, tanto de servicios como de producto). Su nombre es ideo y las 550 personas que componen su plantilla en todo el mundo trabajan para compañías como Ford, Procter o Apple, entre muchas otras. El video (con subtítulos en castellano), que tiene ya unos años pero continúa de rabiosa actualidad, narra de manera estimulante cómo rediseñan el carro de la compra de toda la vida. Ahí verán ustedes cómo innovar es un proceso.

 

Un negocio de futuro

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

Un negocio de futuro

Dos amigos hablan. Uno le dice al otro: Estoy pensando en abrir un negocio en internet para vender ….. (pongan ustedes lo que deseen en la línea de puntos). El producto es genial. Además creo que hay una oportunidad de negocio porque elimino intermediarios. Es evidente que el comercio electrónico no para de crecer y lo hace a un ritmo fuerte. La asociación E-commerce Europe habla de que más de 300 billones de euros han sido realizadas en el mundo digital durante el 2012. Muchos negocios se construyen entorno a la idea de des-intermediar: Agencias de viajes como Odigeo (dueño entre otras empresas de e-dreams, Opodo o Go Voyages), grandes almacenes (Amazon) o en la venta de PC (Dell) son buenos ejemplos. Hasta aquí nada nuevo. Internet significa muchas veces relación directa con tus clientes y eso implica quitar intermediarios. Pero la integración vertical (hacerlo todo tu, desde la producción hasta la venta) no tiene sentido salvo que existan razones estratégicas para hacerlo. ¿Qué tal si le damos la vuelta? En el negocio on-line existen empresas que son capaces de crear valor volviendo a intermediar. Por ejemplo, la americana Autobytel, una empresa dedicada al asesoramiento en el mundo de los coches, es lo que se considera un infomediario. Es decir, una empresa que debido a la cantidad de información que maneja es capaz de colocarse entre los fabricantes de coches, los concesionarios y los particulares para darles información relevante a ambos lados de la ecuación (sin eliminar a ningún jugador sino aportando nuevas capas de valor): A los fabricantes respecto a los intereses de los compradores potenciales de coches y a los particulares a modo de inventario de información del sector automovilístico (incluyendo precios y descuentos). Esto abre la reflexión respecto a la idea de los nuevos intermediarios en el mundo on-line. En el entorno digital van a haber cada vez más empresas que serán capaces de crear valor colocándose en medio. Por ejemplo, idealista.com, el portal inmobiliario líder en España es un buen caso de infomediario. ¿Han visto lo bien que saben presentar la información? ¿Qué me dicen de la variedad de sus menús para ajustar la búsqueda? Parecería que las grandes empresas del sector (por ejemplo las inmobiliarias de los bancos o los anuncios clasificados de los periódicos) les podrían hacer sombra. Sin duda las inmobiliarias de los bancos (Santander, Caixa,…) o los diarios (El País, La Vanguardia,…) tienen mucho que aprender de los nuevos intermediarios. Otra buena oportunidad serán las webs que se colocarán entre los que venden algo y los que lo compran por el mero hecho de mantener la privacidad de los datos del comprador. Esas empresas además podrán ejercer presión a los vendedores por hacer compras agregadas dando un motivo adicional a los clientes para comprar a través de ellas, buen precio. Re-intermediar es y será un negocio de futuro.

 

Economía de las historias 0

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

Junio 2013, artículo publicado en El Periódico de Catalunya

Economía de las historias

Hace unas semanas escribía un artículo en el que hablaba de que en un Starbucks no veía café sino margen, gracias al marketing de experiencias. Esto les permitía crear diferenciación y en definitiva construir margen. Pues bien, se puede ir un paso más allá. La posesión material de las cosas está cambiando.

¿Conocen ustedes las webs de alquiler de vehículos entre particulares? MovoMovo o RelayRides entre otras. Mírenlas. En una de ellas por ejemplo, puedes alquilar el Jaguar descapotable de Alfred en Manchester por una módica cantidad a la hora. El contrato incluye también seguro para el arrendador del vehículo. La idea ya no es ser propietario del coche sino usarlo a ratos y sobre todo poderlo contar.

Porque cada vez más la idea de crear experiencias está estrechamente relacionada con la idea de poder contar historias. Piensen ustedes en un viaje. Lo importante no es hacerlo, sino vivir la experiencia y explicarlo. Yo creo que las postales fueron las precursoras de las redes sociales (como twitter pero con sello). ¿O acaso creen ustedes que es apetecible para animales de asfalto ir a las selvas tropicales a pasar penurias?

Si estuviera prohibido explicarlo mucha gente dejaría de hacer viajes absurdos para conocer los amaneceres desde las colinas del desierto del Sáhara y aumentaría el turismo en Segovia.

Pues bien este modelo de marketing de experiencias está creciendo exponencialmente con el desarrollo de las redes sociales y no parará de hacerlo. Hace poco un amigo hizo un road-trip por Estados Unidos y ya no hizo falta quedar con él para que me contara cómo le había ido y que me ensañara las fotos. Las subía on-line durante el día en directo con sus reflexiones a modo de “breaking news” y sus amigos se las comentábamos.

¿Qué marcas serán las que triunfen en este entorno? Las que comprendan dos cambios: El primero: El concepto de poseer puede no significar exactamente tener los bienes en posesión, sino adquirirlos a modo de servicio: en la línea de lo que comentaba al principio respecto al Jaguar ¿saben que pueden alquilar cuadros durante unos meses o bolsos y zapatos de alta gama para una fiesta? ¿Y que la música de su iPod no es suya, solo es alquilada?

El segundo: No es que la idea sea para las marcas contar sus historias sino contribuir a que sean los consumidores los que cuenten sus historias gracias a las marcas.

Un ejemplo: Hablando con otro profesor del IESE me comentó que los jóvenes ahora salen de marcha por la noche (hasta aquí como siempre) y regresan antes a casa (parece una buena noticia). Sin embargo regresan más pronto para dedicar las últimas horas de la noche a contarlo en redes sociales.

¿Imagina usted las oportunidades que da esto a la marca de su local de moda? ¿O para la bebida (con o sin alcohol) de esas personas? ¿O para los grupos de música? ¿O para la suya…?

Bienvenidos a la economía de las historias.

¿Quiere vender más?

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

¿Quiere vender más?

¿Quiere usted ser un buen director comercial? Si pretende vender más empiece por entender lo que la tecnología puede ofrecerle. Quizás me responda: “Verá, es que mi caso es diferente, tengo tiendas físicas y a mí me da pereza todo esto de internet.” Bien, pues aténgase a las consecuencias. Aquí van algunas reflexiones que refuerzan por qué es vital para usted comprender la tecnología.

Dato: Gartner, una empresa con un profundo prestigio en el ámbito de las tecnologías de la información, predice que en cinco años los directores comerciales y de marketing de las empresas gastarán más que sus hómologos de sistemas de la información en tecnología. La convergencia entre tecnología y ventas está en sus estadios más primarios. La tecnología (la web social, el cloud computing, big data, CRM, video,…) y su aplicación en el entorno del marketing digital sin duda alguna están comenzando a transformar el rol de los vendedores y no va a parar. Un ejemplo en este sentido lo están sufriendo las agencias publicitarias. Hace años el modelo giraba en torno a los directores creativos. Ahora hay una nueva figura ab-so-lu-ta-men-te clave. Los directores de tecnología. Sin ellos no se puede mover un dedo. Las agencias que no entienden esto y tienen a estas personas como meros proveedores de un servicio tecnológico equivocan el enfoque. Es como el responsable de contabilidad (con sus manguitos y su visera) respecto al director financiero de una empresa (con una visión integradora y de negocio). De hecho un trabajo sexy en el corto plazo en las empresas tendrá que ver con la estadística y la matemática en general (con sus algoritmos y su canesú). Los que dominen esta materia y sean capaces de presentar la información de una manera comprensible e interesante a sus colegas van a tener roles más relevantes en los departamentos comerciales. Porque las marcas y sus productos se construyen a base de infinitas interacciones y relaciones con sus clientes. La idea, aunque parezca increíble, consiste en parametrizar esas variables y extraer conclusiones de negocio.

Y deberá estar preparado porque las nuevas generaciones que ya están comprando los productos son nativos del medio digital, estarán ahí y usted tendrá que poder mezclar el mundo molecular que tan bien domina con el mundo en unos y ceros. Estos compradores se mueven mejor que usted y que yo en el entorno virtual. Porque el medio digital, ya no es nuevo, ha cumplido unos veinte años… vamos que si se tratara de una persona, ya estaría ya en la universidad, posiblemente estudiando telecos. Así que, anímese a conocer la tecnología. Venderá más.

 

Trabajo líquido

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

Trabajo líquido

Una de los privilegios que otorga dar clases en una escuela de negocios de alcance planetario es conocer a profesionales capaces (gente extraordinaria), que trabajan en países diferentes en industrias y áreas de actividad muy diversas.

Por nuestra condición nos preguntan a menudo cómo vemos el panorama laboral en España. Cuando escucho la cuestión comento que todos nosotros tenemos una responsabilidad, como profesionales, respecto a hacer avanzar nuestra ciudad, nuestra comunidad o nuestro país en el ecosistema laboral.

Me explico. Esos buenos profesionales con los que hablo han tenido la suerte de haber accedido a una excelente formación (aunque también, no lo olvidemos, han dedicado su esfuerzo, económico, neuronal y de sacrificio personal a hacerlo).

España, por su parte, cuenta con una amplia capa de profesionales bien formados (los datos están ahí, superamos al resto de Europa en % de personas con estudios universitarios y el porcentaje de directivos con formación de posgrado es enorme). Sin embargo, todos tenemos presente la trágica cifra de desempleo. Quizás nosotros, por las posiciones que ocupamos, con autoexigencia y humildad pero al mismo tiempo con determinación, deberíamos comenzar mirar el trabajo desde una perspectiva más líquida. Entre ser 100×100 asalariado a tiempo a completo en una multinacional o en una PYME y ser 100×100 emprendedor existe una gama de posibilidades que quizás podemos desarrollar.

Se trata de entender que el trabajo (tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda, sin ambos esto no funciona), tal y como lo hemos concebido hasta la fecha, está en un proceso de cambio profundo (es improbable que las cosas vuelvan a ser como antes).

Quizás una manera de innovar laboralmente, para los profesionales preparados y capaces, estaría en ofrecer -y para las empresas contratar- una capa de valor utilizando modelos de colaboración diferentes a los actuales. Hablando en términos de remuneración, cambiar el objetivo de recibir un sueldo alto de una sola empresa por la idea de generar diferentes ingresos de varias fuentes diferentes de menos volumen cada uno pero que, sumados, son similares a esa cifra, hoy difícil de conseguir por la actual coyuntura económica. Es decir: pasar de un estado más estático laboralmente a otro más líquido. ¿Cómo lograrlo? Desde colaborar como experto en proyectos, a ser interim manager desarrollando proyectos concretos en empresas, con una fecha de inicio y final, a tener un pequeño negocio y al mismo tiempo trabajar en una empresa dos ó tres días por semana. No digo que el camino sea fácil, indoloro o que aplique a toda la población laboral. Pero sin duda permite ir abriendo nuevos caminos. Es nuestra responsabilidad, nuestra pequeña contribución para inspirar a los otros desde la posición que cada uno tenemos.

 

(Mal) propósito para el 2013: ser “añoréxico” digital 0

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

 

El Periodico, Enero 2013

(Mal) propósito para el 2013: ser “añoréxico” digital

Conozco a profesionales que, según dicen, no tienen tiempo para digitalizarse (ni ellos, ni sus negocios, ni sus ventas, ni otras actividades,…). Es grave. Digitalizarnos va a pasar. Está pasando. Un proceso imparable. Con, sin o contra nosotros. Depende de cada uno. Un dato: McKinsey la llama la segunda economía y predice que en un par de décadas superará en volumen a la economía física. ¿Vamos a dejar de lado un mercado así de grande?

Muchos siguen usando el ordenador como en los 90: soporte para crear documentos (máquina de escribir ilustrada) y navegar en versión 1.0. No está mal pero el medio internet ya ha cumplido veinte años y hay que dejar de considerarlo una innovación. Es momento de tener una actitud más activa.

En el extremo, incluso hay profesionales cuyo propósito para el 2013 parece que sea no digitalizarse. ¿Cómo? No haciendo nada. Por pasiva, están tomando la decisión. Es como ponerse a dieta siendo ya anoréxico. Quizás sean una nueva categoría, los anoréxicos digitales, o mejor, año-réxicos digitales, por lo de año nuevo. El problema sea posiblemente una cuestión de perfeccionismo. El “añoréxico” digital se dice a sí mismo: si lo hago lo hago bien, si no, mejor no hacer nada. Una postura maximalista de consecuencias claramente negativas. Es como proponerse practicar deporte y pensar que se puede pasar de no hacer ejercicio alguno a ir cada día al gimnasio por la mañana y por la tarde. Quizás sea un éxito ir uno o dos días a la semana, para empezar. Pues lo mismo aplica al entorno on-line. No es necesario estar en 32 redes sociales, disponer de blogs propios y ser un genio de los contenidos virales. Así que aquí van algunas propuestas para “arrancar”. La primera, dedicarle tiempo. Ponerlo entre las prioridades es importante, porque, de lo contrario, estás decidiendo que no vas a hablar con 2000 millones de personas (esa es la audiencia que tiene el medio). De acuerdo, quizás consideras que faltan por entrar 2/3 partes del planeta tierra. Es verdad. Pero a cambio debes valorar que los que están ya en el entorno on-line son aquellos que tienen poder adquisitivo. Así que puedes comenzar haciendo tus pinitos probando, escuchando a los clientes, observando qué pasa en el medio en relación a tu empresa, productos y competidores.

Una vez dado el primer paso hay que seguir avanzando. Y no es algo complejo; se trata de hacer una planificación comercial al uso: establecer los objetivos y definir la estrategia para terminar eligiendo las herramientas adecuadas y la medición. Quiero decir, que utilizar una herramienta como, Facebook (algo que hacen muchas compañías) debe ser lo último y no lo primero.

La situación no está como para perder oportunidades sino para desarrollarlas. No seas un “añoréxico” digital en 2013.

 

En busca del ahorro perdido 0

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

El Periodico de Catalunya, Diciembre 2012

En busca del ahorro perdido

Imaginen la escena: Cena con amigos en un restaurante. Viernes noche. Delante de un plato caro. Comensal 1: Me voy a cambiar el coche. Ya toca, va a cumplir cuatro años. Me apetece. Respuesta del comensal 2: ¡Caray! Si que has tardado en hacerlo ¿no? Yo me lo cambio cada tres. Y no lo uso mucho. En vacaciones por ejemplo siempre vamos en avión porque alquilamos una casa en las islas.

Ahora pensemos en esta otra escena: Cena con mismos amigos viernes noche en casa delante de una fuente con ensalada. Comensal 1: Estoy aguantando el coche todo lo que puedo. Le acabo de hacer un repasito y va estupendo. Tiene ya ocho años y está como nuevo. Comensal 2: Haces bien. Nosotros ahora vamos en coche con los niños a casa de mis suegros en verano ¿Para qué alquilar una segunda residencia?

La diferencia entre la primera y la segunda conversación son unos pocos años.

Es evidente, que la llegada de la crisis está marcando los hábitos de consumo y gasto de la gente. Todas las capas sociales están sufriendo las embestidas de la terrible situación económica actual adaptándose como puede.

Pero, más allá de esta realidad -o mejor dicho, generada por ella- se está produciendo un cambio de actitud y de mentalidad. En los inicios del milenio la gente presumía en público de dispendio. Estaba bien visto gastar y si querías ser “de la tribu” tenías, además, que decirlo y demostrarlo.

Ahora sucede lo contrario. Aunque alguien pueda permitírselo, está bien visto no gastar. Ostentar no está de moda. Ahorrar se percibe como un gesto de persona inteligente y en el vocabulario cotidiano aumenta la frecuencia del uso de palabras como: reutilizar, reciclar, reparar, rehabilitar…

Los datos refrendan de manera irrefutable esta situación. Un par de recientes estudios realizados por conocidas multinacionales apuntan estas nuevas actitudes respecto al consumo en España y el mundo entero. Es apabullante ver cómo están cambiando los hábitos a favor del ahorro. Por ejemplo, las compras de productos de segunda mano pasa de un 13% en el 2011 al 61% en el 2012! Otro ejemplo: Esta navidad haremos regalos para menos personas y serán en grupo (nos juntaremos varios para regalar a una sola persona). El ocio fuera de casa y la compra de ropa (por citar dos de las categorías más impactadas) bajan en el gasto total de las familias. Y ligado con ello tenemos un daño colateral, el comercio, que tiene que imaginar fórmulas para “combatir el ahorro”. ¿Cómo? Está claro que el tirón vendrá de la mano de rebajas inmediatas más que descuentos a aplicar en compras futuras. Eso es lo evidente, lo fácil. Otras vías más complejas pero más interesantes serán innovar diferenciando la oferta y la experiencia de compra, crear paquetes de productos con valor real para el consumidor o desarrollar garantías que permitan extender la utilidad del producto a nuevas dimensiones.

 

Lo sé todo de ti

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

El Periodico de Catalunya, Noviembre 2012

Lo sé todo de ti

¿Cuánto tiempo ha dedicado usted a responder los miles de correos que le llegan al año? ¿O en los últimos 10? ¿O en qué momento acostumbra a preparar los informes? Un ciudadano “corriente” llamado Stephen Wolfram acaba de publicar veintidós años de datos (¡22 años!) en relación con su actividad profesional: cantidad de mails enviados, hora de envíos, número y duración de las reuniones….

¿Y si elevamos el análisis un poco, y pasamos de una sola persona a tomar una muestra representativa de todo el planeta? Desde finales de septiembre de este año una aplicación para el móvil permite medir los recorridos diarios, temas relacionados con su actividad sexual, el sueño y los deseos, entre otros aspectos de nuestra cotidianeidad. Hasta el momento se han apuntado a la novedad más de un millón de personas.

La información personal seguirá aumentando gracias a los smartphones (como el Iphone por ejemplo) y en la medida que se vayan creando más aplicaciones relacionadas con la medición de nuestras actividades: deportivas, sociales, profesionales, sanitarias…

Todo esto representa un cambios. Por ejemplo, la intimidad: El CV de una persona antes era una herramienta privada que, en general, no debía circular sin control. Hoy en día, 100 millones de personas publican su perfil profesional en plataformas como Linkedin donde uno de los criterios más relevantes es el número de personas que lo ha visto en los últimos días. Es cierto que en estos casos la decisión de si queremos ser vistos o no es nuestra pero sin duda estamos recorriendo un camino muy largo en un espacio de tiempo muy corto.

Otro cambio: Progreso personal. No cabe duda de que esta información, bien canalizada, puede llevarnos a una posible mejora como individuos. Con las herramientas que realizan mediciones de nuestros rendimiento (recorridos, tiempos, pulsaciones de corazón, horas de sueño,…) podemos entender tendencias y establecer objetivos de perfeccionamiento, lo que puede ser un cambio positivo. Sin embargo, para que esto suceda con anterioridad a dichas mediciones hemos de trazar un plan respecto a qué queremos medir exactamente y cuáles son las mejoras concretas que perseguimos.

También podemos cambiar como sociedad. Con el análisis de datos de manera global podemos impulsar cambios para evitar aglomeraciones en una calle por ejemplo o comprender mejor el impacto de determinados tratamientos médicos en todo el planeta, lo que puede contribuir a curar mejor en el futuro.

La pregunta final sería: ¿Toda esta inmensa capacidad de conocer datos, de saber tanto los unos de los otros, nos llevará a una superación personal y por tanto a ir conformando un mundo mejor, o se limitará a ser un mero alarde de virtuosismo tecnológico?

 

  • 1
  • 6
  • 7