Un “No Lo Veas” especial para los haters

Artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia en diciembre de 2020

El gordo de Navidad: Dejar de odiar en internet

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Que te calles, el verdadero gordo de Navidad” en YouTube, o leer la transcripción a continuación:

 

Queridos haters del NO LO VEAS, este video es para vosotros.

En 2006, el danés Jakob Nielsen, un experto mundial sobre usabilidad en la web, definió una teoría que denominó Desigualdad Participativa. Su fórmula se resume en los siguientes números: “90-9-1”.

  • Según su teoría, el 90% de los usuarios de redes sociales no aporta contenido y solo se limita a mirar desde una tribuna digital
  • El otro 9% interactúa, aunque lo haga de forma ocasional
  • Y solo el 1% es quien genera el contenido, y de algún modo, establece qué es importante y que no.

En el mundo vivimos casi 8 mil millones de personas. De estas, 4000 millones están presentes en redes sociales. Tras más de 200 capítulos del NO LO VEAS y millones de visionados en diferentes redes sociales y páginas web, creo que ha llegado el momento de rendir un sentido homenaje a los haters.

Quería solidarizarme con cada uno de los miembros de esta comunidad. Sé que pertenezco a ese insignificante, casi despreciable, 1% de los que crean contenido.

Sé que es absurdo documentar de manera factual la opinión o peor aún, tratar de conceptualizar ideas complejas para explicar algo, por no hablar de aportar gráficos y datos de fuentes de contrastada solvencia que hagan más sencilla la comprensión de un tema. Siempre se puede hacer mejor y para eso estáis ahí, para ayudar con vuestro afecto e ideas.

Nunca lo suficientemente bien ponderados, los haters sois generosos.

Gente de bien, abierta y altruista, deseáis hacer partícipes de vuestros comentarios a los 4.500 millones de internautas que hay en el mundo, eso sí, de forma anónima, supongo que por modestia, dada la genialidad de vuestros comentarios. Vuestra chispa no conoce límites. Una capacidad de inventar que me atrevo a catalogar en diferentes grupos:

  • El hater gruñón, ese que siempre se queja de todo
  • El hater gafotas, que lo sabe todo y te afea una errata en una coma
  • Sin olvidar al hater afligido, el que se ofende porque expresas una opinión, la que sea.
  • También admiro a los haters irrelevantes, esos que comentando una noticia del futuro de los vendedores por ejemplo, escriben: VIVA LA MADRE QUE ME PARIÓ.
  • Aunque mi favorito: El hater indocumentado, opina pero no sabe bien de qué.

A todos, gracias. Me animáis a seguir trabajando.

Cuando veo estos perfiles no puedo evitar recordar uno de los comics que leía cuando era pequeño. Narraba la historia de unos diminutos personajes azules con gorro blanco caracterizados cada uno de ellos por un rasgo específico de su personalidad. Cuando lo traslado a los haters encuentro una extraña semejanza entre el tamaño de los personajes de ficción y el de las neuronas de los haters.

Con nada de cariño y afecto, me despido de todos vosotros deseando de todo corazón que estéis bien y esperando no veros pronto. Por cierto, Singapour Airlines ha vendido en 30 minutos todos los asientos de un Airbus 380 para degustar su menú… en tierra. ¿Será hambre de viajar?

Más ideas en el próximo No Lo Veas.