Un truco para ganar más, al alcance de cualquier empresa

Febrero de 2019, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

El tiempo no es oro, son euros

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo «Un truco para ganar más al alcance de cualquier empresa» en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

Una oferta se construye a partir de tres elementos:

  1. Materia prima
  2. Espacio
  3. Tiempo

Los dos primeros suelen estar bien trabajados, pero ¿y el tiempo? Los únicos que parecen haber entendido el verdadero valor del tiempo son las aerolíneas: ¿quieres volar antes o después? A PAGAAAAR

¿Te apetece entrar o salir el primero del avión? A PAGAAAAR

¿Necesitas una sala VIP para trabajar mientras esperas? A PAGAAAAR

La gestión del tiempo se va a convertir en una extraordinaria oportunidad de negocio, utilizando al digital como facilitador. Es lo que Alfons Cornella llama la ebicuidad: tener la información adecuada en el momento y lugar adecuado. Utilizar el contexto para ser más eficientes. Y comprar más.

Alfons Cornella

Para disfrutar del don de la ebicuidad, utilizaremos tecnología como esta app de Walmart que, mediante realidad aumentada, te indica el camino más corto para llegar a tus ansiados Doritos en el hiper en el que compras. Haces una lista y la app te conduce por el camino más eficiente para comprarlo todo.

Este movimiento de Walmart tiene mucho sentido porque según una encuesta de Aisle 411, un 20% salen del súper sin la compra que tenían planeada y a un 84% les cuesta encontrar lo que buscan.

Por otro lado, según Easy2 Technologies, un 73% de los usuarios prefieren utilizar sus móviles que preguntar al personal de la tienda. Es decir, prefieren relacionarse con un algoritmo que con un bípedo, con un humano, con un ser vivo en definitiva.

Los humanos hemos descubierto que los humanos nos somos tan eficientes. Es triste.

Eso sí, para eficiente el sistema que utilizaron Bill Hewlett y David Packard para poner nombre a su compañía de electrónica: si sale cara, ponemos mi apellido primero. Si sale cruz, ponemos el tuyo, David.

 

Os veo la semana que viene.