Wall Street, el nuevo Silicon Valley

Junio de 2019, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

¿Por qué los bancos comparten sus algoritmos con desarrolladores externos?

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo «Por qué los bancos comparten algo por primera vez en la historia» en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

Hasta ahora era bastante frecuente que las grandes empresas tecnológicas como las que componen Los 4 Tecnores compartieran algunos de sus algoritmos con desarrolladores externos. Está en su ADN. Por ejemplo, la inteligencia artificial está avanzando gracias a esta estrategia de crowdsourcing.

En otras industrias más tradicionales, como la banca, esto era un tema tabú. Pero parece que están abandonando su tradicional secretismo, ese intentar exponerse lo menos posible para que los demás no se enteren de lo que hacen. Wall Street está girando hacia Silicon Valley.

Recientemente, Goldman Sachs ha anunciado que va a compartir en GitHub, el site colaborativo para desarrolladores, una parte del código que sus traders y sus ingenieros utilizan para evaluar los valores y analizar los riesgos. De esta manera quieren descubrir nuevos usos para sus desarrollos tecnológicos y atraer a los quant traders, aquellos que crean sus estrategias de inversión basadas en análisis cuantitativos a través de complejos modelos matemáticos. Incluso, como en el lejano oeste, han puesto una recompensa: 100.000 dólares para el que desarrolle la mejor tecnología para el banco.

Aquí sabemos de lo que hablan. Hace ya algunos años, algunos bancos, como el Sabadell o el BBVA, abrieron APIs para desarrolladores externos, lo que ha propiciado un gran desarrollo de múltiples startups del sector fintech.

Parece que, tal como les decimos a nuestros hijos en los parques cuando otro niño les coge sus juguetes, ‘compartir es vivir’.

Es posible que esta táctica aperturista les dé a los bancos algún dolor de cabeza. Nada mejor que un Alka-Seltzer, creado en 1928 por el presidente de una farmacéutica que observó que en el periódico de su pueblo, «The Elkhart Truth», nadie se había puesto malo durante una epidemia de gripe. Era porque el director les daba aspirina con bicarbonato. En un periódico con ese nombre, será verdad.

 

Os veo la semana que viene.

 

Add CommentYour email address will not be published

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.